lunes, diciembre 26, 2005

Invasores de Marte


El otro día estaba en el SuperCool´s tomando una limonada con Mila, modelo internacional, actriz y antigua novia mía. Estábamos recordando cosas de los buenos tiempos cuando, en un momento dado, Mila me preguntó:

-¿Oye, por cierto: y qué ha sido de eso que estabas haciendo en internet?-
-¿Eh?-
-Si, hombre, eso de un plug o algo así...-
-Coños... es verdad-


Se me había olvidado que tenía un blog. Tengo el cerebro derretido.

Pero ya estoy aquí de nuevo, con temas de incuestionable interés para el internauta inteligente. Espero compensar este prolongado silencio, aunque lo dudo mucho. En el ladrillito de hoy voy a hablar de una película y de su remake; todas las anécdotas del remake son perfectamente conocidas por los degustadores habituales de Cultura Friqui, como se dice ahora, lo digo para que no me acusen luego de inventar la rueda.

Cuando yo era muy pero que muy pequeño (en el ochentaipoquísimos), pusieron en la tele Invasores de Marte (1953), una película que me dejó muy acongojado, perdón, acojonado.

Señores en pijama amenazan a la humanidad

Y ya en 1986 hicieron un remake -Invasores de Marte (1986)- que me alucinó aún más, para bien. ¿Este remake lo alquilé yo sólo por propia voluntad en el videoclub del barrio (¿igual porque me acordaba de la antigua?) o la alquilaron mis hermanos mayores? Yo recuerdo perfectamente que la primera película que alquilé SÓLO en mi vida fue Cortocircuito, en 1986, con lo que es posible que, ese mismo año, alquilase también yo sólo ese remake.

Ya veo a R2 por todas partes

La película original de 1953 está en la línea del cine americano de invasiones alienígenas que pretenden acabar con el modo de vida terráqueo en general y el modo de vida americano en particular. Aunque dicha línea podría considerarse como un reflejo solvente de la situación de paranoia general. La inteligente analogía entre Los invasores del planeta/país rojo nunca pasó desapercibida a nadie. Los soviéticos habían conseguido la bomba atómica en 1949 y su ideología era considerada como mucho más perniciosa que el nacionalsocialismo de Hitler (¡Nos hemos equivocado de enemigo!, decía el bruto de Patton). El tristemente famoso senador McCarthy llevó su caza de brujas a todos los ámbitos -cualquiera podía ser un espía bolchevique, incluso tu madre- y miles de personas acabaron en la cárcel por pruebas ridículas o, incluso, sin ellas.


El caso es que Invasores de Marte, la de 1953, como ya he comentado, la ví cuando era muy muy pequeño. La verdad es que no recordaba casi nada; hasta que conseguí hacerme con una copia hará un par de años y pude volver a verla, prácticamente sólo recordaba las escenas de la comisaría, las marcas en el cuello que llevaban los "captados" y, por supuesto, los marcianos y la Gran Cabeza de Marte.

Toda resistencia es inútil

Cameron Menzies, el director de la película, supo dotarla de un aire onírico, incluso expresionista, o eso es lo que consideran muchos. En cuanto a lo de "expresionista" yo ya no me pronuncio. De lo que no hay duda es que se convirtió en un clásico-de-la-ciencia-ficción-americana-años-cincuenta-con-mayúsculas.

Gran Cabeza de Marte en el remake de 1986

El remake de 1986 hizo un señor llamado Tobe Hooper que, entre otras cosas y a modo de apunte didáctico, también había dirigido Poltergeist.
En su remake, pese a resultar a muchos un tanto infantiloide, Hooper demuestra ser un ferviente admirador de la película original de Menzies, porque puso varios guiños y referencias a la misma.

Dis-co-te-que

Si Hooper nació en 1943, quizá vio la película original con 10 añitos. Es normal que le impactara. Como comenté más arriba, ahora vamos a hacer un repaso alegre y ameno por las referencias de la peli de Hooper a la de Menzies. Si no conoces esas referencias, entonces aún estás a tiempo: aléjate de esta máquina infernal y sal a la puta calle a que te dé un poco el aire; deja de perder tu valioso tiempo delante de esta pantalla y corre, corre como el viento; juega a la cometa con los niños; busca al ser amado y haz con ella/él el amor hasta que ya no recordéis un tiempo en el que estuvieseis separados. Escapa, si no quieres acabar como yo. No hay más vida que ésta, no la desperdicies. Pero si ya conocías las putas anécdotas, da lo mismo lo que hagas: eres irrecuperable.

Veo que sigues aquí. Bueno, allá vamos:

1) Jimmy Hunt, el niño que interpretaba al protagonista en la peli de 1953, hacía de policía en el remake de 1986. Cuando va a investigar Copper Hill, la colina donde aterriza el ovni, dice: "No venía por aquí desde que era un chaval".

Jimmy Hunt en Invasores de Marte, 1953

Jimmy Hunt como policía en Invasores de Marte, 1986

2) El colegio donde estudia el niño protagonista se llama W. C. Menzies Elementary School. Peter Jackson no es el primer friqui que ha dirigido una película.

W. C. Menzies Elementary School, sólo se ve durante unos segundos

3) El la sala de calderas de ese colegio, donde David (el protagonista) se esconde y de paso le mete mano a su enfermera, tienen una figurita arrinconada de la Gran Cabeza de Marte original. Eso es amor de fan y lo demás tonterías.


La Gran Cabeza de Marte, 1953


No te olvidamos, Gran Cabeza

Creo que es todo por hoy. En nuestro próximo curso Cómo ser un friqui y a partir de ahí dominar el mundo II aprenderemos a hacernos nuestro propio uniforme de Star Trek (Serie Original, por supuesto).

Vigilad los cielos.