domingo, octubre 23, 2005

George Lucas me da asco

Creo que no he sido nunca lo que se entiende como un fan de Star Wars. Vi la trilogía original de pequeño, El Retorno del Jedi en el cine en 1983, cuando tenía siete años, y La Guerra de las Galaxias y El Imperio Contraataca en video (formato beta) cuando las pusieron en alquiler en el videoclub de mi barrio. Como es lógico, me parecían las mejores películas del mundo; lo tenían todo: aventura, razas alienígenas, combates espaciales, toques de comedia y, sobre todo, JUGUETES.
En esa caja negra era donde Vader se quitaba la máscara

De hecho, es posible que descubriera los juguetes antes que las películas. De pequeño eran los juguetes que más me molaban, me parecían la hostia, no había nada mejor. Cuando crecí y me bajaron los huevos, mi madre los regaló a los hijos de unos parientes, y yo, como estaba en plena fase de estupidez pubertosa, no dije nada porque me daba vergüenza reconocer que quería conservar unos juguetes. No los extraño por el precio que ahora podrían tener (como cualquier cosa de lo que se considera cultura pop), sino porque eran vestigios del paraíso perdido de mi infancia. Me gustaba hasta su olor, como a plástico recién fundido. No tenía muchos: recuerdo qué tenía a la banda de música que tocaba en el salón del palacio de Jabba el Hutt:
Ésto lo tenía yo

También una de las naves que empleaban los esbirros de Jabba, con un parasol, monoplaza pero con su propia pasarela en la parte delantera para lanzar a los prisioneros al pozo de Sarlac. El juguete que más me molaba y que nunca pude conseguir fue el Halcón Milenario.

Ke guapo, ¿Ké no?

Ahora cuando veo la foto del juguete sacada de internet pienso en lo fácil que es engañar a un niño. ¿Cómo es posible que esa puta mierda de juguete fuera el gran deseo inalcanzado de mi infancia? La respuesta está clara: era un niño gilipollas.
Bueno, como no pude conseguir el Halcón Milenario, compensé mis inquietudes viendo las películas. En casa teníamos dos videos, y mi padre los conectaba uno a otro para poder copiar películas alquiladas (él decía grabar, no copiar). No era delito, porque eran copias para uso privado y eso estaba (y está) permitido.

"Una obra ya divulgada puede ser reproducida sin autorización del autor cuando dicha reproducción se hace "para uso privado del copista" y siempre que la copia no sea objeto de utilización colectiva ni lucrativa."

Ley de Propiedad Intelectual - Articulo 31

Aún no había llegado esta época maravillosa en la que la SGAE nos llama ladrones y nosotros, sin quejarnos, pagamos un dinero extra por cada CD virgen por si acaso se nos ocurriera hacer copias para la venta y, de ahí, pasarnos al tráfico de droga o armas. Pero si ya tengo que pagar un canon para compensar las pérdidas que sufren las discográficas por las copias ilegales ¿Por qué coño no me dejan hacer copias tranquilamente?
Como iba diciendo. Gracias a esas copias LEGALES, pude ver la trilogía original hasta que me sangraron las pupilas en una época (los 80 y la primera mitad de los noventa) en la que sólo emitieron la trilogía una vez en TVE, que yo recuerde. A mi me gustaba muchísimo pero había gente a la que le gustaba incluso más. Gente que estaba a nuestro alrededor sin que nos diéramos cuenta. Gente que compraba novelas de Star Wars: novelas en las que se contaba lo que ocurrió antes y después de la trilogía original. Me gustaban mucho las películas, pero no tanto como para leerme un libro escrito por un señor que se inventaba cosas y, si luego le gustaba a George Lucas (a él o a su secretario), se publicaba. Luego llegó internet y tuve acceso a esa información. Era la hostia: la gente competía por internet para ver quien sabía más. Se había montado la de dios. No había secundario u actor/actriz de reparto que no tuviera una historia. Les habían puesto nombre y vida a todos los parroquianos de la taberna de Mos Eisley, a todos los pilotos rebeldes, a TODO. A mi me pareció un poco ridículo, para que negarlo, pero la curiosidad era mayor y no podía dejar de mirar. ¿Sabíais que el Emperador Palpatine volverá de entre los muertos y Luke tendrá que volver a vencerle?, ¿Que el padre de Jabba, Zorba el Hutt, pondría precio a la cabeza de Leia por haber matado a su hijo?, ¿Que Luke se acabará casando con una piba llamada Mara Jade, que antes era algo así como una asesina de la hostia a las órdenes de Palpatine?

Luke, Mara y el pequeño Ben Skywalker Jade.

Te contaban las aventuras de los hijos de Han y Leia (Jacen, Jaina y Anakin Solo Organa), la muerte de Chewbacca, la juventud de Yoda, que el tipo con cara rara que se le pone borde a Luke en la taberna de Mos Eisley estudió cirugía (no es broma), etc. Me tenía asombrado. Luego estaban las leyendas urbanas, que estuvieron presentes desde el principio (yo las recuerdo ya desde el patio del colegio), pero que con internet se multiplicaron y llegaron a todos más fácilmente. Muchas ya se han convertido en algo de lo que nadie duda. Como la del guión original de Lucas: se decía que, en su día, Lucas les había presentado a los productores de Hollywood los guiones de una saga de 9 películas, y que los productores le dijeron que quizá era demasiado (yo también lo diría) y que rodase la primera y a ver que tal iba la recaudación. Entonces Lucas rodó La Guerra de las Galaxias (el episodio IV de la supuesta saga), porque era el más barato de realizar en cuanto a efectos especiales). Yo creo que eso es un camelo que se montó para rodar El Imperio Contraataca, El Retorno del Jedi y dejar la puerta abierta a posibilidad de rodar una nueva trilogía de precuelas o secuelas, porque es muy enrevesado y no me puedo imaginar a nadie pidiendo dinero para hacer 9 películas. Conozco a gente que vio el estreno de La Guerra de las Galaxias en 1977 y no ponía nada de Capítulo IV. Una Nueva Esperanza; según parece eso lo añadieron a los nuevos reestrenos de cine y a las copias para formato video de alquiler cuando ya sabían que iban a hacer El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi. No me parece mal, pero que no me cuenten milongas de un superguión original.
Así estaban las cosas cuando George Lucas sacó en 1997 la edición remasterizada de la trilogía. Según parece, ya que la iban a pasar al formato DVD la habían tratado digitalmente para que no pareciera una película tan antigua. Se trataba de captar a la gente joven que no conocía la trilogía. Además habían añadido cosas digitalmente. No sabía nada más. Conseguí la nueva trilogía en formato VHS y me dispuse a verla. Yo sabía que cuando alguien rueda una película lo hace sobre todo para ganar dinero, pero aún así me pareció demasiado. Tengo entendido que, hace poco, Lucas reconoció que la remasterización de 1997 fue un campo de pruebas para la trilogía de precuelas de 1999-2005. No podían sacar una nueva trilogía sin acercarnos a la trilogía original. Pero iba a cantar un poco la diferencia de tecnología empleada, porque 20 años es mucho tiempo. Lucas tenía dos opciones: o bien rodaba la nueva trilogía (episodios I, II y III) con menos despliegue de medios, para que no fuera tan brutal la diferencia de nivel de efectos especiales con la trilogía original (episodios IV, V y VI), o bien retocaba la trilogía original añadiéndole efectos especiales de calidad actual. Se decantó por esta última opción, como sabéis. La primera opción habría respetado su propio trabajo y el de sus colaboradores de hace 20 años pero sin duda habría hecho descender sus ingresos en recaudación. La gente curra para ganar dinero, eso no lo duda nadie, y el tiene los derechos de autor y puede retocar y hacer lo que quiera, eso también está claro; pero si, de pronto, un escritor de mucho éxito lanzase una reedición de una de sus novelas de una saga, y en ella cambiase palabras, líneas y párrafos enteros para que mejorara la concordancia de la trama con novelas posteriores de la saga ¿Qué pensaría la gente? Y que además ampliase las descripciones porque en su día no lo hizo y es lo que se lleva hoy en día en el mundo literario y si no lo pone se va a vender menos. ¿Qué pensaría la gente? Yo creo que mucha gente pensaría que este tío es un cerdo que no respeta el producto (suyo y de mucha gente, por lo menos en el ámbito del cine) que le dio fama, respeto y dinero en su día y que lo único en lo que piensa es en el puto beneficio económico. Una cosa es sacar una gama de juguetes y otra ésto.
Como decía, en 1997 aluciné con los cambios que habían hecho a la versión original. En cierto modo podía entender que "limpiaran" un poco la imagen, porque a los chavales les dices que paguen para ver el reestreno de una peli de viejos y escupen en la cara. También puedo entender que retoquen el audio para que el gañan de turno disfrute su nuevo Home Cinema como otro símbolo fálico, junto con su todoterreno de ciudad. Pero lo que no podía entender y más me molestaba eran los añadidos digitales de animalitos y robotitos que pusieron en buena parte de las películas, como en Una Nueva Esperanza, cuando llegan a Mos Eisley. Recuerdo unos robotitos (que luego volveríamos a ver en La Amenaza Fantasma) que chocaban contra cosas, hacían ruiditos y que no pintaban nada, iban de relleno para que pudieran ponerlos después en la nueva trilogía. Había cosas graciosas: ya de paso que "limpiaban" la imagen, añadían elementos nuevos. Por ejemplo: Debieron considerar que a Carrie Fisher (la que interpreta a Leia) no se la vé con muy buena cara -algo normal, en la época del rodaje de la trilogía original se ponía de droga hasta las tetas- porque retocaron todos sus primeros planos, ¡añadiéndole incluso colorete en las mejillas y lápiz de labios! La verdad es que tiene un aspecto mucho más lozano.
1977. Sin colorete
1997. Con colorete

En 2004, entre El Ataque de los Clones y La Venganza de los Sith, sacaron a la venta una nueva versión remasterizada de la trilogía original, en la que volvieron a cambiar cosas: algunas meteduras de pata de la versión de 1997 las retocaron rizando más el rizo (y digo meteduras de pata con razón, por no decir cagadas, porque si no lo fueran las habrían dejado como estaban). En esta ocasión los cambios fueron para dar más continuidad a la trilogía original con la trilogía nueva o, dicho de otro modo, hacer cosas que en 1997 no hicimos porque aún no sabíamos muy bien que íbamos a hacer en las nuevas pelis.
En 1997 lo que más llamó mi atención de la versión de ese año fue que en la primera (Una Nueva Esperanza) ahora salía Jabba, hecho por ordenador. Según parece, en 1977 se rodó una escena en la aparecía Jabba en el hangar del Halcón Milenario. Originalmente era un actor real, bajito y gordo. La escena finalmente se desechó: no aportaba nada y rompía el ritmo de la cinta.
Nos muestran con orgullo cómo lo lograron

Para la versión de 1997 decidieron reaprovechar esa escena (los fan se lo comen todo) pero, lógicamente, insertando encima al personaje digital de Jabba que todos conocemos. Lo que les quedó fue un monigote tan ridículo que Lucas tuvo que mandar que lo cambiaran en la versión de 2004. No tenía nada que ver, ni siquiera parecía un Hutt. Es lo malo de que la gente que trabaje para ti sean unos fans irredentos de tu obra: que nunca te dirán que algo está quedando como una basura. El personaje de Pizza el Hutt de Spaceballs se parecía más al original que este engendro digital.
Jabba en El Retorno del Jedi

¿Pero que puta mierda es ésto?

Como digo, en la versión de 2004 lo cambiaron por ésto, que ya se parece un poquito más.

No perdáis detalle. Es acojonate

1997

2004

1997

2004

En esta escena hay otro detalle que no quiero dejar de comentar. Hay un momento en que Solo pasa por detrás de Jabba, pero al actor de carne y hueso original, que no tenía la enorme cola (ha, ha) de un Hutt, se le podía rodear sin problema.

¡¡Jaarl!!

Lo que hicieron para remediarlo fue mover la imagen de Solo hacía arriba, como si le estuviese dando unos pasos sobre la cola, y hacer que Jabba dé un respingo de dolor porque le están pisando. Como cualquier cosa colocada con calzador, queda horrible.

Otro de los cambios más significativos tiene lugar poco antes de esta escena. En la versión original de 1977, poco antes de salir de la taberna, era Han Solo el que disparaba primero a Greedo (el cazarrecompensas de Jabba). Han Solo es un tipo duro, eso nos quedó claro en su día. Pues bien: Lucas debió considerar que no estaba bien que Solo disparase primero, aunque peligrase su vida, y en la versión de 1997, retoque digital mediante, hizo que Greedo disparase primero, apuntando a la cabeza de Solo, pero calcula mal la distancia (menos de dos putos metros) y le da a la pared. Menudos cazarrecompensas de mierda que contrata Jabba.

1997. menuda puntería de mierda

De ese modo Solo no parecía tan "mal tipo". Bueno, la respuesta del público fue unánime: quedaba espantoso. Rastreando por los foros de la red, se descubre que incluso los fans más acérrimos de Star Wars reconocen que, cuando lo vieron, quedaron horrorizados. Quedaba como el PUTO CULO. Estamos en la misma situación que en lo comentado en líneas anteriores ¿Qué tipo de gente rodea a Lucas que nadie le dijo no quedaba bien?; ya no sólo que no quedara bien, es que no resulta muy lógico cambiar cosas cosas de ese modo. Si es por mejorar algo, lo podría entender (que no compartir), pero es que son cambios para peor, que resaltan mucho e interrumpen el ritmo de la narración. En mi opinión, una actitud así parece propia de una persona con poco sentido común, ya sea por una vida de excesiva solvencia económica o, quizá, por determinados excesos de juventud. Si es así, ¿Qué era lo que se metía George Lucas en los ochenta para quedarse tan jodido del cerebro? Vale que toda su pandilla (Francis Ford Coppola, Steven Spielberg y Brian de Palma) le dieron mucho a la droga dura en su día, pero más o menos parece sus cerebros no quedaron muy dañados (Spielberg descubrió que era judio y abrazó la Torá igual que Mel Gibson abrazó la Biblia, pero aparte de eso no parece que le patine mucho el cerebro). Lo de Lucas me parece más serio. Un director que tiene pajas mentales tipo cambiar una escena porque puede dar la impresión de que el personaje X es muy canalla, después de veinte años en los que todos hemos visto la escena y ha entrado a formar parte del imaginario colectivo, es, como mínimo, una persona con un comprotamiento un tanto estrambótico. A no ser que el motivo fundamental sea económico, como siempre, y que por eso no haya querido que en la posteridad ningún personaje suyo pueda ser considerado "moralmente ambiguo" por la muy puritana sociedad americana. Maniqueísmo de garrafón elevado al cuadrado.
Y, por si fuera poco, parió la abuela: como al público le repugnó la escena retocada, Lucas mandó que la volvieran a cambiar en la versión de 2004, rizando más el rizo: Greedo seguía disparando primero, pero ahora apuntaba mejor a Solo y éste esquivaba el disparo moviendo la cabeza hacia la izquierda, al tiempo que disparaba. El movimiento digital de cabeza es muy forzado y absolutamente inhumano, y la escena quedó peor, si cabe.
Aquí abajo podemos ver el mismo fotograma, pero retocado por segunda vez en la versión de 2004. Evidentemente no se puede apreciar el movimiento de cabeza, hay que verlo el DVD. Incluso gente que no ha visto nunca la versión original de 1977 alucina con la escena y te dicen "¿Pero qué coño ha sido eso?, A ver, ponlo otra vez".

2004. Esquivando rayos láser.

(To be continue)

martes, octubre 11, 2005

El redoblaje de "Esta casa es una ruina"


El otro día me compré el DVD de la película Esta casa es una ruina. Estaba en oferta a 6 euros y no podía pasarla por alto. Quienes se descojonaron con esta comedia en su día comprenderán que tenía que comprarla. No tengo costumbre comprar DVDs; suelen ser ridículamente caros, por lo menos en comparación con lo que cuesta producir un DVD grabado; rodar una película es caro, pero no tanto, y lo normal es que queden amortizadas en las salas de cines, antes de llegar al alquiler y venta. Lo de pagar la publicidad que hace que la gente quiera ver la película ya es otro tema.
Cuando quiero ver una película, lo que hago es descargármela del emule, directamente. Pero antes, aprovechando que vivo en Madrid, miro siempre el catálogo de las bibliotecas públicas para saber si la tienen en formato DVD. Me gustan porque tienen más calidad que la mayoría de películas que te puedes descargar de internet (unos 700 megas de media en comparación con los 4 gigas y medio que suele tener un DVD). Además ¿Por qué no aprovechar algo que ya estoy pagando?Una vez localizada la biblioteca y sabiendo que la película está disponible (el catálogo lo indica), me acerco una tarde libre y me la llevo. El préstamo es de tres DVDs (o discos de música) durante una semana, tiempo de sobra para hacer copias legales para uso privado (algo que permite el artículo 31 de la Ley de Propiedad Intelectual). Si eres de la opinión de Teddy Bautista de que "el ahorro también es ánimo de lucro", opinión que, por ahora, los jueces no comparten, me remito a lo que le decía Douglas Quaid al taxi-robot en Desafío Total: ¡Denúnciame, gilipollas!
En cuanto a la película de Esta casa es una ruina, ¿qué son 6 euros? (seis días de comida en muchos países, pero tampoco quería joderme la tarde consumista por unos detalles de conciencia). Como decía, me la compré. Esa misma noche descolgué el teléfono -no fuera que a mis amigos imaginarios les diera por llamar- y me dispuse a verla con mi cuenco de palomitas de la suerte. Pero al poco la alegría se tornó en llanto. Algo iba mal; al principio no quería creerlo, pero era real: habían cambiado el doblaje de la película. No sé por qué. Supongo que aprovechando que la Universal Pictures había remasterizado la película para la edición en DVD, aqui los dobladores se subieron al carro y decidieron que podrían cobrar un sueldo que nunca viene mal.
No exagero si digo que se han cargado la película. Igual es que no puedo ser del todo objetivo porque estoy de una muy mala hostia pero, en mi opinión, el redoblaje es mediocre y no hace ni puta gracia. Es como ver otra película. No venía a cuento volver a doblarla. Espero que en el emule aparezca alguna copia sacada de VHS con el antiguo doblaje.
Además, no encuentro excusa posible: Jordi Brau, doblador que casi siempre ha doblado a Tom Hanks, vuelve a participar esta vez, pero ahora su voz no pega nada, porque desde 1986 han pasado 20 años y su voz ha cambiado bastante, por mucho que intente modularla. Más que un joven que se quiere comprar una casa me recordaba al capitán ese de Salvar al soldado Ryan. Si queréis echar un vistazo, os dejo la ficha del doblaje antiguo y la del redoblaje. Por alguna extraña razón, aunque el resto del equipo de doblaje de 1986 sigue en activo (salvo Luis Posada Mendoza), ninguno a vuelto a participar en el nuevo doblaje. María Jesús Lleonart, muy conocida por la voz de Marion en En busca del Arca Perdida, sigue en activo pero no ha participado en esta tomadora de pelo. No sé, estoy muy cabreado. Y no es por los 6 euros, sino porque me han vuelto ha joder otro feliz recuerdo de la infancia.
¿Qué se le va a hacer? En la vida hay cosas mucho más importantes que el doblaje de una película. Es mejor pasar página y seguir adelante. Pero si hubiese un mínimo de justicia divina, a esa panda de codiciosos hijos de la gran puta se les tendría que derrumbar la casa encima.